Blog

29 marzo, 2014

Música de abejas

Cuando quiero poner una canción me pongo a traducirla y me entra una desazón por entender que es lo que realmente dice la letra, en este caso de la cretense Heleni Fotaki. La poesía es hermosa, pero también todo un ejercicio intelectual, incluso en nuestro propio idioma, porque el poeta juega con el lector al escondite proponiéndole problemas de álgebra y laberintos que a veces no llegan a ningún lado, solo al deleite; pero que en todo caso carece de palabras superfluas, y eso a mí me mata. Así que para entender una canción griega a menudo acabo echando humo y leyéndome las cosas más inimaginables que me puedan dar una pista.

Μέλισσες, abejas,  es una canción de desamor que mezcla el desconsuelo y la desesperanza con sortilegios de todo tipo para recuperar al amado. Por ejemplo agitar una albahaca, basílico para los griegos, que hace referencia al Βασιλιἀς , el rey; porque solo él podía cultivarla en sus jardines. Sacudir una rama de albahaca, a manera de hisopo, es asumido en muchas culturas como exorcismo de malos espíritus ¿Será por eso que dicen que la planta espanta las moscas? En la Grecia clásica, el basilico simbolizaba la pobreza y la desgracia; había que maldecirla e insultarla en el momento de la siembra, para que la planta creciera y prosperara

También habla la canción de echar tomillo al fuego, otro acto de hechicería y purificación. Como escribió Odisseas Elytis:
En la encrucijada donde se detuvo la antigua maga
Quemando los vientos con tomillo seco

Pero lo que me ha llevado a maltraer ha sido el título, Μέλισσες, y me he tenido que sumergir en el mundo de la “apimitología”. Las abejas han sido siempre signo de divinidad en Creta, ya que Zeus, en su infancia, fue alimentado con la miel que le llevaba Melisa, hija de un rey cretense, a una gruta donde habían ocultado al niño. Por otro lado, la abeja era considerada como la representación de la vida que sucede después de la muerte; y se han encontraron cerca de Knossos restos de una tumba con un anillo de oro en el que aparece una abeja reina rodeada de sus obreras.

En Delfos, la Pythia o pitonisa, también era llamada abeja délfica. Y en los cantos Homéricos se habla de 3 mujeres adivinas, conocidas como doncellas-abejas, que regaló Apolo a Hermes; el único dios capaz de devolver la vida  a los muertos. En Eleusis, según cuenta Estrabón, las sacerdotisas que celebraban los misterios se llamaban Melissai, y estaban dedicadas a Artemisa, a la cual se la representa con un cinturón con figuras de abejas.
Dejo todo esto a modo de clave, quizás equivocada, para entender esta canción; pero aun sin  significado es una delicia. Que disfrutéis.

En Delfos, la Pythia o pitonisa, también era llamada abeja délfica. Y en los cantos Homéricos se habla de 3 mujeres adivinas, conocidas como doncellas-abejas, que regaló Apolo a Hermes; el único dios capaz de devolver la vida  a los muertos. En Eleusis, según cuenta Estrabón, las sacerdotisas que celebraban los misterios se llamaban Melissai, y estaban dedicadas a Artemisa, a la cual se la representa con un cinturón con figuras de abejas.
Dejo todo esto a modo de clave, quizás equivocada, para entender esta canción; pero aun sin  significado es una delicia. Que disfrutéis.

Abejas

Μέλισσες

Να σε μισήσω είν`αργά

αέρας με δροσολογά

με κυνηγούν οι μέλισσες

κι εσύ που δε με θέλησες.

Τινάζω το βασιλικό

να σταματήσω το κακό

σ`είχανε δέσει μάγισσες

μα πάλι εσύ με ράγισες.

Νυχτώνει βγαίνω να σε βρω

σα φεγγαράκι δυο μερώ

κλειστά παραθυρόφυλλα

να μ`αγαπάς πώς το`θελα.

Θυμάρι ρίχνω στις φωτιές

με τυραννούν οι ομορφιές

οι ομορφιές οι φόνισσες

κι εσύ που με λησμόνησες.

Αν κλάψω μη με φοβηθείς

την ένοιωσα και πριν χαθείς

μια πίκρα στο ροδόνερο

γιατί μ`αρνιόσουν τ`όνειρο.

Θα ρίχνω εκεί που περπατάς

τον όρκο μας να τον πατάς

κι ας με πονούν οι μέλισσες

κι εσύ που δε με θέλησες

Abejas

Para odiarte es tarde

Me refresca el aire

Me persiguen las abejas

Y tu no me amaste

Agito la albahaca

para espantar los males

Te habían atado las hechiceras

pero otra vez me destrozaste

Anochece y salgo a buscarte

como lunita de dos días

Las contraventanas cerradas

Cuanto me gustaría que me quisieras .

Arrojo tomillo al fuego

Me atormentan las bellezas

las bellezas,  asesinas

Y tu que me olvidaste.

Si lloro no me temas

sentía antes de perderte

una amargura en el agua de rosas

porque me negabas mi sueño

Lo esparciré allí por donde pases

nuestro juramento, para que lo pises

Y así como me hieren las abejas

tampoco tu me quieres.

Share
Alquiler del barco en el Jónico. ,
About admin

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *