Blog

26 octubre, 2012

Amabilidad entre barcos en el Jónico

El mar ha sido siempre un espacio casi infinito, con infinitos personajes apareciendo y desapareciendo en él; desde los sanguinarios piratas caribeños a los humildes pescadores de cualquier costa, de cualquier isla. Buenos o malos, honrados o ladrones, capitanes de grandes naves o tripulantes de pequeños esquifes, todos tenían algo en común; ser cortés con el barco vecino; siempre que uno no estuviera en guerra con el, claro. El medio es duro, ser amable en el mar, era casi una obligación y una ley no escrita, para poder sobrevivir.
Las cosas han cambiado, querido Sancho, aunque yo sigo peleándome contra los molinos de cada puerto, donde “el que venga detrás que arree” es una enmienda a la totalidad de dicha costumbre universal.
En Grecia, la mayoría de los puertos son libres y por tanto no se puede reservar el amarre, si llegas tarde te puedes encontrar sin sitio. En este caso plazas habría de sobra, pero estos patosos; por decir algo elegante; han llegado antes y cogido cada uno el espacio de 3 barcos amarrados de punta. Y¿ Por qué? Porque les importa un pito el prójimo, porque no saben hacer la maniobra con las anclas, porque nunca la prueban y siempre garrean, porque son ignorantes y piensan que un barco amarrado de costado está mejor, cuando es todo lo contrario.
-No discutas más, es inútil.- Me dijo el aguador que fumaba un cigarrillo en el muelle.- Cuando pase el Ferry y llegue su ola ; cuando se suban a tierra firme saltando como gambas; quizás te entiendan.
Eso es lo que hice.
Share
El mundo de los Barcos. , ,
About admin

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *