Blog

22 abril, 2015

Un deseo para el mar

Tengo un amante, al que adoro desde el primer día; ya ni me acuerdo. A todo el que se topa con él  lo seduce y el que nunca lo ha visto lo desea por encima de todas las cosas. Nada es comparable a su sonido cuando habla y lo que susurra, o el olor inconfundible que deja cuando se marcha, nada es semejante a sentir su abrazo poderoso o contemplar su porte imponente. Un amante tan antiguo como el tiempo, tan feroz como el más malvado de los dioses y tan generoso como la madre tierra. Un amante que nos une y nos separa, nos transporta, nos engulle, nos enseña lo esencial, nos confunde. A veces se enoja y hace muecas terroríficas, pero luego se calma, infinito, y nos regala horizontes de colores, espumas suaves, estrellas duplicadas, caminitos blancos de lunas redondas y brincos monótonos que vienen de otras orillas. Espejo para mirarse.
Pero mi amado esta enfermo, sucio, triste, aburrido y desencantado. No entiende de hermosuras, pero tampoco de inmundicias; si alguna vez fue cuna de cuentos y aventuras, hoy solo una ajofaina pestilente donde se lava los pies la misma civilización que antes fabulaba leyendas. Ni sirenas, ni nereidas, ni titánes, ni monstruos de tres cabezas. Botes, plásticos, aceites y colillas son los seres mitológicos que hoy dibujan las estelas de los antiguos héroes; los que llenaron nuestra cabeza de fantasías dejándose la vida entre sus olas.
De deseos buenos van estos días, yo solo tengo uno, aunque no pequeño; que podamos seguir mirando el mar sin avergonzarnos de nosotros mismos. Con seguridad y sin pretextos, todos podemos poner algo de nuestra parte. Así que propongo un ejercicio para quien le conmueva una playa llena de escombros tras el temporal; recoger unas cuantas bolsas. Será un excelente comienzo del año para el cuerpo y el espíritu.
Buena proa a todos… pero en un mar guapo, en una mar guapa.
Plany al Mar

Bressol de vida, camins de somnis
Pont de cultures
¡Ai,qui ho diria!
Ha estat el mar

Mireu-lo fet una claveguera
Mireu-lo anar i venir sense parar.

Sembla mentida
Que en el seu ventre
Es fes la vida
¡Ai,qui ho diria!
Sense rubor

Mireu-lo fet una claveguera
Ferit de mort.

De la manera
Que el desvalisen
I l´enverinen
¡Ai,qui ho diria!
Que ens dona el pa

Mireu-lo fet una claveguera
Mireulo anar i venir sense parar

¿On son els savis
I els poderosos
Que s´anomenen
Ai,qui ho diria
Conservadors?

Mireu-lo fet una claveguera
Ferit de mort.

Quanta abundancia
Quanta bellesa
Quanta energia
¡Ai,qui ho diria!
Feta malbé

Per ignorancia,per imprudencia
Per inconsciencia i per mala fe.

Jo que volia
Que m’enterressin
Entre la platja
¡Ai, qui ho diria!
I el firmament

I serem nosaltres
¡Ai, qui ho diria!
Els qui t’enterrem.


Llanto por el mar


Cuna de vida, caminos de sueños,
Puente de culturas
¡Ay, quienes lo diría!
Ha sido el mar.

Miradlo hecho una cloaca.
Miradlo ir y venir sin parar.

Parece mentira
Que en su vientre
Se hiciera la vida.
¡Ay, quien lo diría!
Sin rubor

Miradlo hecho una cloaca,
herido de muerte.

De la manera
Que lo desvalijan
Y lo envenenan,
¡Ay, quien lo diría!
Que nos da el pan

Miradlo hecho una cloaca.
Miradlo ir y venir sin parar.

¿Dónde están los sabios
Y los poderosos
Que se denominan
¡Ay, quien lo diría!
Conservadores?

Miradlo hecho una cloaca,
Herido de muerte.

Cuánta abundancia,
Cuánta belleza,
Cuánta energía
¡Ay, quien lo diría!
Echada a perder!

Por ignorancia, por imprudencia,
Por inconsciencia y por mala fe.

Yo que quería que
Me enterraran
Entre la playa
¡Ay, quien lo diría!
Y el firmamento

Y seremos nosotros
¡Ay, quien lo diría!

Quienes te enterramos.
Articulo publicado en nuestro blog : http://navegandoporgrecia.blogspot.com

Share
Alquiler del barco en el Jónico. , ,
About admin

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *